¿Sabía usted que las zanahorias antiguas no eran naranjas?


El color de las primeras zanahorias no eran naranjas sino que habían blancas, violetas y amarillas. Las zanahorias se originaron hace 3.000 años en Asia, en la región que hoy ocupa Afganistán.




En tiempo de los romanos, la zanahoria ya se cultivaba en Alemania y era artículo de exportación. El emperador Tiberio se las hizo traer de Germania para su cocina imperial. En el siglo XIII se citaba la zanahoria en la lista de los medicamentos.

El color anaranjado lo tomaron solo hace 300 años cuando un granjero patriota holandés utilizo la semilla de una zanahoria amarilla mutante para desarrollar una zanahoria del color de la familia real holandesa cuyo símbolo era el color naranjo.

De un día para otro las zanahorias anaranjadas se hicieron tan populares que se plantaron en todo el mundo, con ello desaparecieron las otras variedades de este vegetal.

Contenido nutricional

Gracias a su contenido es pectinas (fibra soluble), las zanahorias favorecen el tránsito intestinal, a la vez que protegen y suavizan la mucosa intestinal.

El consumo regular de zanahorias nos refuerza la visión nocturna, nos protege la piel y las mucosas (respiratorias, intestinales, urinarias) y, junto con la remolacha roja (cruda rallada o en zumo), constituyen una buena combinación en la prevención del cáncer y en la alimentación de estos enfermos.

En Biokine por intermedio de la biorresonancia, podemos medir su estado nutricional, sistema digestivo entre otros además de un examen de salud integral. Esta técnica establece que los tejidos del organismo generan ondas electromagnéticas y la alteración de estas ondas son manifestaciones previas de una enfermedad.


Más información en www.biokine.cl

Por Matías Rodríguez Periodista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario